¿Cómo tener una buena postura corporal? Consejos para lograrlo


Mantener una buena postura corporal es vital para cuidar nuestra salud general, así como para evitar dolencias y molestias incómodas. Nuestro día a día requiere del movimiento continuo de nuestro cuerpo. Aunque también, requiere de momentos de inmovilidad completa o parcial, como cuando estamos trabajando o durmiendo. Por lo que, prestarle algo de atención, ya sea cuando esté en movimiento o quieto, nos resolverá bastantes problemas.

¿Cuál es la postura ideal?

La postura ideal es la posición en la cual mantienes tu cuerpo en el espacio. Esta postura te proporciona la capacidad de mantener una buena posición, tanto si estás sentado, como tumbado o de pie. Te debe permitir realizar cualquier movimiento utilizando el mínimo de contracción muscular y de tensión en los ligamentos.

La clave para lograr la postura óptima es la posición de la columna vertebral. Cuenta con tres curvas naturales: en el cuello, en la parte media de la espalda y en la parte baja de la misma. Nuestra postura debe respetar dichas curvas naturales, eso sí, sin aumentarlas. Nuestra cabeza debe estar erguida sobre los hombros, y los hombros, alineados con las caderas.

¿Cómo tener una buena postura?

Mantener una buena postura corporal debe ser cómodo y natural. Aunque, al principio, si tenemos viciadas ciertas posturas, puede costarnos un poco más. Podemos sentirnos incómodos en esta nueva posición, pero es normal. Nuestros músculos, articulaciones y ligamentos empiezan a funcionar de forma diferente y se tarda pocos días antes de sentirte a gusto y relajado con la nueva postura.

Algunos consejos para mantener una buena postura serían:

  • Hacer deporte y mantenerse activo: cualquier tipo de actividad física puede ayudar a mantener una buena postura. Sobre todo, algunos como el yoga o el tai chi, que se centran mucho en la conciencia y postura del cuerpo. También, es muy importante realizar ejercicios de fuerza, con los que fortalecer nuestra espalda, abdomen y pelvis.
  • Ser consciente de la postura que tenemos: en nuestro día a día debemos fijarnos en cuál es la postura que tenemos. Ya sea cuando andemos, corramos, estemos sentados, lavemos los platos o miremos la televisión.
  • Mantener un peso saludable: cargar con peso extra cada día acaba afectando a los músculos abdominales, causando problemas de la pelvis y de la columna vertebral, además de contribuir al dolor lumbar.
  • Usar zapatos cómodos evitando los tacones: tan importante es nuestra postura corporal como cómo pisan nuestros pies. La pisada afecta a nuestra posición corporal, influyendo en el equilibrio y obligando a nuestro cuerpo a caminar diferente.
  • Comprobar que la superficie de trabajo esté a una altura cómoda: es primordial saber cómo mantener una buena postura en el trabajo para que no nos afecte negativamente:

¿Cómo afecta a mi salud la postura?

Si no mantenemos una buena postura corporal, es más probable padecer de malestar o patologías como:

  • Contracturas posturales
  • Desarrollo de procesos degenerativos
  • Calambres y hormigueos
  • Hernias discales
  • Lesiones de menisco, ligamentos y tendones
  • Fracturas vertebrales o roturas musculares, en los casos más graves
  • En la etapa infantil, desviaciones de columna tanto en el plano lateral como en el frontal

Si, por el contrario, conseguimos mantener una buena postura podremos:

  • Reducir la fatiga, ya que, estaremos utilizando los músculos de forma eficiente y necesitaremos menos energía para movernos
  • Mantener los huesos alineados correctamente, así como las articulaciones
  • Reducir la tensión en los ligamentos manteniendo alineadas las articulaciones
  • Prevenir la tensión muscular al igual que los problemas de fatiga
  • Minimizar las cargas de las articulaciones
  • Ayudar a aumentar la autoestima, ya que cuanto más erguidos, más confianza

¿Qué es la osteopatía estructural?


La osteopatía estructura es la especialidad de la osteopatía que se encarga de restablecer el equilibrio del cuerpo tras una alteración funcional, estructural o biomecánica del sistema músculo-esquelético (músculos, huesos, ligamentos y tejido conectivo). Conforma el tratamiento de las patologías del aparato locomotor de la mano de técnicas y maniobras de abordaje amplio y efectivo.

Desde la osteopatía encontramos tres grandes pilares: la osteopatía craneal, la osteopatía visceral y la osteopatía estructural. En el artículo de hoy nos centraremos en esta última.

Bases de la osteopatía estructural

Como veíamos, la osteopatía estructural es una terapia manual manipulativa que trata de restablecer la movilidad manteniendo la elasticidad en todos los sistemas. De esta forma, se disminuye el dolor provocado en gran parte por sedentarismo, malas posturas, sobre esfuerzos físicos, estrés, etc.

Las bases de la osteopatía estructural tienen el objetivo de restablecer la falta de movilidad en las partes del cuerpo que lo requieran. Por lo que, se basa en cuatro leyes básicas:

  1. La unidad del cuerpo
  2. La estructura conduce la función
  3. El principio de autorregulación del cuerpo
  4. La ley de la arteria

Debemos partir de la premisa de que en la osteopatía estructural todo se establece a través de hiper e hipomovilidades, es decir, zonas que se mueven y zonas que no:

  • Zonas hipermóviles o zonas que se mueven son aquellas donde aparecerán los síntomas, como el dolor cervical.
  • Zonas hipomóviles o zonas que no se mueven, son aquellas que normalmente no suelen generar síntomas, pero que constituyen la raíz del problema. A través de la osteopatía estructural, mejoramos la movilidad de estas zonas para que no recaiga todo el esfuerzo en las hipermóviles.

¿Cuáles son las principales técnicas osteopáticas?

En este ámbito, tenemos varios tipos de técnicas:

  • Técnicas con thrust: son las más conocidas por el ruido que producen, el cual se trata de una cavitación. Con ellas, conseguimos sorprender al sistema nervioso para que la información que lleva ese segmento vuelva a llegar de forma correcta.
  • Técnicas articulares: se utilizan para ganar movilidad en la articulación.
  • Técnicas musculares: reúnen técnicas de energía muscular, stretching, técnicas de Jones, etc.
  • Técnicas funcionales
  • Técnicas de inhibición de los puntos gatillos musculares
  • Técnicas de bombeo para ligamento y cápsulas articulares

¿Qué problemas trata la osteopatía estructural?

La osteopatía estructural es una disciplina terapéutica bastante eficaz en el abordaje de disfunciones músculo-esqueléticas que nos ayuda a tratar numerosas patologías como:

  • Dolores, tanto musculares como óseos. Contracturas, lumbalgias, dorsalgia, cervicalgia, hernias, protusiones discales, dolores de cabeza, escoliosis, latigazo cervical, tendinitis, esguinces, etc.
  • Trastornos hepáticos como digestiones lentas que mejoran al tratar la zona dorsal
  • Trastornos psicomáticos, ya que el estrés puede aumentar la contractura muscular a un nivel cervical.
  • Trastornos menstruales, como reglas irregulares y dolores que están muy relacionadas con la zona lumbar. Manipulando esa zona, mejoraremos los síntomas menstruales.
  • Trastornos respiratorios, como asma, constipados recidivantes o dificultades para respirar. Tratando las costillas y la columna dorsal, se mejora la función de los bronquios y pulmones.
  • Trastornos circulatorios o nerviosos
  • Todo lo relacionado con el estrés muscular. Cuando un músculo está tenso, este utiliza una gran cantidad de energía y reduce su elasticidad, lo que lo hace más propenso a ser dañado. Con el alivio de dicha rigidez, podemos terminar con el dolor, favoreciendo la circulación de la sangre y de los fluidos linfáticos. Esto facilita el transporte de nutrientes y oxígeno, junto con la eliminación de desechos.

En Escuela Masternatura impartimos cursos especializados de osteopatía estructural. Esta formación en concreto se divide en tres partes:Estructural o Articular, Visceral y Sacro Craneal; bajo los criterios de la EFCAM (European Federatión for Complementary y Alternative Medicine).

Técnicas y tipos de quiromasaje deportivo


El quiromasaje deportivo es un tipo de masaje que busca preparar los tejidos para el ejercicio físico, previniendo lesiones y manteniendo el cuerpo en un estado óptimo. Pero, también, para recuperar los músculos de lesiones deportivas. Para cada objetivo existen diferentes tipos de masajes deportivos. Veamos detalladamente los tipos de quiromasaje deportivo y las técnicas que se utilizan.

Tipos de quiromasaje deportivo

Existen diferentes tipos de quiromasaje deportivos, ya que, en función del momento en el que se realicen y la necesidad que haya que cubrir, el masaje será de un tipo u otro. Las técnicas que se utilizan cada una se diferencian entre sí, aplicando diversas técnicas en las fases de la actividad deportiva que corresponda.

Masaje deportivo de descarga

El masaje deportivo de descarga es un tipo de masaje deportivo que se practica en deportistas que se están preparando para una competición en particular, por ejemplo, una maratón. Se suelen preparar unos días antes.

Con este masaje se incide en los músculos implicados en el ejercicio, tanto de forma superficial como profunda. Se realizan movimientos como amasamiento o presiones digitales. Así, se elimina la rigidez de los músculos, devolviendo la energía previniendo lesiones como tendinitis o fracturas.

Masaje predeportivo o de calentamiento

Este quiromasaje se realiza en momentos antes o después del calentamiento. Para ello, se realizan maniobras rápidas e intensas de forma superficial con el objetivo de activar la musculatura.

No se debe presionar en exceso, y se pueden complementar con cremas que den calor.

Masaje durante una competencia

En este caso, los quiromasajes deportivos se realizan durante la actividad física. Un ejemplo de los quiromasajes durante la competición son los que vemos en los partidos de tenis, que sirven para solucionar pequeñas lesiones.

Son quiromasajes de una intensidad media-alta, localizados en la zona a tratar y para los que es común utilizar spray de frío o un cubito de hielo.

Masaje posterior a una competencia

Una vez que la actividad física ha terminado hasta unas dos horas después, entra en juego este tipo quiromasaje deportivo. Es muy beneficioso para eliminar toxinas, enfriar los músculos de forma progresiva y facilitar la recuperación física. Algunos deportistas lo aplican como una especie de recompensa por el esfuerzo realizado.

No son rutinas muy intensas y es frecuente la aplicación de técnicas como las vibraciones o el roce.

Masaje de descarga o de entrenamiento

El masaje de descarga forma parte de la rutina habitual de entrenamiento de un deportista, en la que se lleva a cabo aproximadamente una vez a la semana y con una duración de 40 minutos. El objetivo es prevenir posibles lesiones, así como, preparar la musculatura para el entrenamiento físico. De esta forma, localizamos posibles adherencias de miofibrillas por microtraumas musculares, manteniendo la elasticidad muscular.

Técnicas de masaje deportivo

Frotación o efleuragge

La técnica de frotación se realiza mediante fricciones profundas de manera uniforme. Se suele utilizar las palmas de las manos y los dedos unidos directamente sobre la piel del paciente tratando de llegar al tejido muscular, pero sin generar sensación de dolor al paciente.

Mediante movimientos rápidos y rigurosos, se consigue una activación del flujo sanguíneo. Así como las terminaciones nerviosas.

Amasamiento digital

El objetivo de esta técnica es movilizar el tejido subcutáneo. Tiene un efecto regenerador y se aplica colocando las bases de la mano sobre la piel, y con los dedos, se realizan movimientos circulares en sentido contrario a las agujas del reloj.

También se pueden utilizar los nudillos en sustitución de las yemas de los dedos para una técnica más invasiva, conocida como amasamiento nudillar.

Digitopresión

En este caso, se coloca el dedo medio y el dedo índice haciendo presión sobre un punto doloroso concreto. Para ello, se realiza durante dos minutos aproximadamente.

Consejos para quiromasajes deportivos

El principal consejo acerca de la aplicación de quiromasajes deportivos es que acudas siempre a profesionales especializados, tanto fisioterapeutas como masajistas titulados. De lo contrario, estas manipulaciones pueden no hacer el efecto deseado, e incluso, ser perjudicial.

En Escuela Masternatura somos un centro de formación de terapias manuales especializados en la enseñanza de quiromasajes y masajes deportivos.

Cómo aliviar el dolor de espalda en el trabajo


 

Muchos trabajos requieren largas horas de estar sentado frente al ordenador, lo cual puede llegar a ser desesperante si sufrimos de dolores de espalda. Es más, estar 7 u 8 horas en una silla casi sin movilidad muscular no es nada recomendable para nuestra salud general. Y es que, el dolor de espalda es el responsable de hasta 60.000 bajas al año, siendo más del 80% de la población occidental que sufre con frecuencia este tipo de molestias.

La pandemia no ha hecho más que empeorar la situación impidiendo que salgamos de casa, ni siquiera para ir al trabajo.

Si al estar tantas horas sentado, le sumamos el sedentarismo del resto del día, la situación empeora. Estar tanto tiempo sentados hace que la presión entre los discos de la columna vertebral aumente. Además, la curvatura natural de la columna que tenemos cuando estamos de pie, se deforma en la parte baja cuando estamos sentados, dando lugar a molestias y dolor.

Si te preguntas cómo aliviar ese molesto dolor de espalda en el trabajo solo tienes que seguir leyendo este artículo. Por suerte, existen una serie de técnicas y consejos que puedes poner en práctica a lo largo de tu jornada de trabajo para reducirlo.

Utilizar sillas ergonómicas

Tanto si teletrabajas en casa como si trabajas de forma presencial en la oficina, es muy importante contar con una silla ergonómica y cómoda que respete nuestra espalda y permita mantener una postura saludable.

También, es conveniente que sea giratoria para que permita la movilidad y giros del cuerpo. Por otro lado, los reposabrazos darán descanso a los brazos y antebrazos.

Colocar el ordenador correctamente

Seguramente si trabajas en una oficina, utilices el ordenador durante la mayor parte del tiempo. Colocar correctamente el ordenador es imprescindible para no forzar las cervicales más de lo necesario.

¿Cómo colocarlo? El ordenador debe situarse justo en frente nuestra, a la altura de los ojos y a una distancia de entre 40 y 90 centímetros. Si necesitas elevar la altura del ordenador, puedes ayudarte de libros, o cuadernos.

También, se recomienda utilizar un ratón con alfombrilla de calidad para que se desplace sin problemas y así evitar daños en el túnel carpiano.

Mantener una postura adecuada

No tener una buena postura mientras trabajamos puede influir negativamente en nuestra salud. Aunque es normal que tras varias horas nos cansemos y busquemos comodidad, al poco tiempo esa postura que parece cómoda, realmente no es la mejor y acabará doliéndonos más.

Para evitar esto, hay que mantener una postura adecuada con la espalda apoyada sobre el respaldo de la silla y la cabeza y el cuello rectos, evitando agachar la cabeza. Los hombros y los brazos deben estar relajados sobre la mesa y el teclado, evitando hacer movimientos demasiado bruscos. En cuanto a los pies, estos deben estar en contacto con el suelo creando un ángulo de 90 °C con las piernas. También, se debe evitar cruzar las piernas que compriman el sistema nervioso y circulatorio. Si cruzamos las piernas durante mucho tiempo, puede derivar en problemas con la presión sanguínea y provocar la aparición de varices.

Levantarte de vez en cuando

Se recomienda levantarse cada 45 minutos al menos. Con un breve desplazamiento es suficiente, aunque siempre será mejor si lo alargamos, ya sea yendo a un baño más lejano, beber agua o salir a cumplir un recado.

Realizar ejercicios y estiramientos durante el trabajo

Algo muy beneficioso para reducir la presión de nuestra columna tras varias horas sentados, es realizar ejercicios de movilidad y estiramientos que nos permitan descargar tensión.

Puedes probar a levantarte y, con las manos en la cadera, doblarte hacia atrás, manteniendo la postura por unos segundos, y repetirlo unas cinco veces. Otro ejercicio para aliviar dolores de espalda, consiste en elevar las manos por encima de la cabeza y agarrar una de las muñecas con una mano, estirando hacia arriba y ayudando así a alinear la columna vertebral.

Otra opción para reducir dolores de espalda es ejercitando la misma, ya sea con ejercicios de fuerza, eso sí, de forma segura y moderada, o bien, practicando yoga o pilates.

En casa es recomendable realizar estiramientos largos, centrándonos en aquellos que trabajen el trasverso abdominal, la pelvis, el lumbar, la musculatura suboccipital y el trapecio superior.

¿Por qué dan calambres en las piernas? Descubre cómo prevenirlos


Seguramente en mitad de la noche o después de salir a correr, has tenido que levantarte a causa de un dolor bastante intenso en algún músculo. Estás sufriendo las consecuencias de un calambre muscular. Pero, ¿te has preguntado alguna vez por qué dan calambres en las piernas y en otros músculos? ¿Qué le está pasando a tu cuerpo exactamente? Hoy en Escuela Masternatura vamos a intentar resolver estas cuestiones.

¿Qué son los calambres musculares?

Un calambre muscular es una contracción repentina e involuntaria de uno o varios músculos. Por lo general suelen ser inofensivos, pero puede darse el caso de que imposibiliten el uso del músculo afectado. Pueden ser más o menos dolorosos y tener una duración de unos segundos o varios minutos. Aunque los más comunes son los calambres en las piernas, existen otros músculos que también son frecuentes:

  • Muslos
  • Pies
  • Manos
  • Brazos
  • Abdomen
  • Caja torácica

¿Qué hacer si nos da un calambre?

Generalmente, los calambres musculares son inofensivos y no es necesario recibir un tratamiento específico. Pero sí que existen algunas recomendaciones para aliviarlo y reducir su dolor:

  • Estirar el músculo afectado y masajear suavemente
  • Aplicar calor cuando el músculo se tense, y frío cuando duela
  • Beber líquidos

¿Por qué dan calambres en las piernas?

Aunque en muchas ocasiones, sus causas suelen ser desconocidas, estas son algunas de las principales que causan los dolorosos calambres en las piernas al igual que en otros músculos:

  • Uso excesivo de un músculo
  • Deshidratación
  • Tensión muscular
  • Niveles bajos de electrolitos como potasio, calcio o magnesio
  • Embarazo
  • Compresión de los nervios
  • Someterse a diálisis
  • Mantener una misma postura por un período prolongado
  • Ciertos medicamentos
  • Temperaturas extremas

Aunque como hemos visto, los calambres musculares suelen ser inofensivos, pueden camuflar otras enfermedades no diagnosticadas como:

  • Suministro inadecuado de sangre: el estrechamiento de las arterias puede provocar un dolor similar al de los calambres en las piernas y en los pies al hacer ejercicio.
  • Comprensión de nervios: la compresión de los nervios de la espina dorsal puede producir dolores similares a los calambres en las piernas, empeorando el dolor cuanto más camines.
  • Cantidad insuficiente de minerales: una de las consecuencias más comunes en personas con insuficiencia de potasio, calcio o magnesio es sufrir calambres. También si se está tomando medicamentos diuréticos se puede ver una disminución de estos minerales.

Cómo prevenir los calambres musculares

  • Evita la deshidratación: una de las principales acciones que puedes hacer para prevenir los calambres musculares es beber abundante líquido todos los días y con frecuencia. También beber antes, durante y después de los entrenamientos para restablecer los líquidos con intervalos regulares. Los líquidos ayudan a que los músculos se contraigan y se relajen adecuadamente, ya que mantienen las células musculares hidratadas y con menor irritación.
  • Estira tus músculos antes y después de entrenar: para evitar calambres es vital realizar estiramientos antes y después de hacer deporte. En el caso de que suelas tener calambres por la noche, puedes probar antes de dormirte a estirar o realizar algún tipo de ejercicio ligero por unos minutos como la bicicleta fija.
  • Lleva un alimentación sana y equilibrada: junto a la hidratación son esenciales para el bienestar de cualquier persona. Esto unido a otros hábitos saludables como no fumar, no beber alcohol y no consumir cafeína ayudarán a reducir los calambres.
  • Descansa adecuadamente: un correcto reposo ayudará a que el cuerpo se recupere tras el esfuerzo realizado, siendo lo recomendado entre siete y nueve horas de descanso.
  • Consulta a tu fisioterapeuta: en el caso de que se den calambres con demasiada frecuencia, que nos perturban el sueño o que resultan ser muy doloroso en incómodos, puedes consultar con tu médico o fisioterapeuta para buscar conjuntamente una solución.

¿Cuál es la mejor postura para dormir?


¿Cuál es la mejor postura para dormir?

La calidad del sueño y la recuperación de nuestro cuerpo está muy relacionada con tener una postura correcta al dormir. ¿Existen posturas que pueden ser perjudiciales? ¿Cuál es la mejor postura para dormir y tener el máximo rendimiento al día siguiente? ¿Afecta realmente a nuestra salud? Estas son algunas de las preguntas que resolveremos hoy desde MasterNatura con el objetivo de que asumas la importancia de tener la mejor postura para dormir.

¿Cuál es la mejor postura para dormir?

Cuando intentamos dormir, podemos pasar por varias posturas hasta encontrar la más cómoda. Debemos procurar que esa postura sea la más adecuada para nuestra comodidad, pero también para la salud del cuerpo. Por ello, desde nuestro centro te recomendamos generalmente dormir de lado o boca arriba:

  • Dormir de lado o decúbito lateral: es la mejor postura para dormir, en una posición fetal y con las piernas ligeramente flexionadas con la ayuda de un cojín entre ellas para nivelar la cadera y la columna.
  • Dormir boca arriba o decúbito supino: es una postura en la que la columna descansa relajada, eso sí, con la ayuda de un cojín en las rodillas para dar más confort.

mejor postura para dormir

A una correcta postura es imprescindible añadirle un buen colchón con la firmeza adecuada para el cuerpo junto con una almohada que se ajuste a nuestras necesidades, así como la poner la cantidad de ropa de cama en función de la temperatura, para garantizar un sueño de calidad.

¿Cuál es la peor?

Una mala postura al dormir puede provocar despertarnos a mitad de la noche, rompiendo el ciclo y calidad del sueño. Esto provoca que no durmamos las horas suficientes, lo que repercutirá en nuestras capacidades cognitivas y en la energía con la que nos levantemos al día siguiente.

Por otro lado, puede dar lugar a dolores al día siguiente debido a una postura incorrecta. Los músculos son los que realmente pueden sufrir, siendo el cuello uno de los más afectados. Estas molestias podemos acarrearlas durante todo el día, lo que provocará incomodidad e incluso cambios en el estado de ánimo.

Entre las peores posturas para dormir encontramos:

  • Dormir de lado sin cojín: sin el uso de un cojín entre las piernas, la columna y la pelvis se verán ligeramente desviadas, por lo que como hemos visto antes, lo ideal es colocar uno de forma cilíndrica que se ajuste a nuestras piernas. Además, una almohada excesivamente alta puede provocar dolores cervicales.
  • Dormir boca abajo o decúbito prono: es de las peores debido a que la columna no descansa al encontrarse suspendida en el aire. La caja torácica se expande y la presión del peso del cuerpo contra el colchón puede dificultar la respiración. Es una postura que obliga rotar excesivamente el cuello para respirar lo que hace tensionar aun más la columna. Una forma de mejorar esta postura es colocando un pequeño cojín en debajo del abdomen para elevar un poco la zona lumbar y la caja torácica.

mejor postura para dormir

¿Por qué es importante una buena postura al dormir?

Dormir es sin duda uno de los procesos más importantes de nuestro cuerpo. Cuando dormimos nuestros músculos se relajan, la frecuencia respiratoria y cardíaca se ralentizan, así como la actividad cerebral, que se recupera de la ardua actividad del día. Se limpian toxinas, se recuperan biomoléculas, se producen hormonas y se restauran conexiones neuronales. Como ves, mientras dormimos, nuestro cuerpo se resetea para comenzar un nuevo día con las pilas cargadas.

De ahí la importancia de ayudar a nuestro cuerpo a dormir de la forma más óptima posible. Conscientemente podemos optar por una postura o por otra, por lo que debemos procurar darle a nuestro cuerpo la postura más cómoda y saludable para recuperarse.

A continuación, te dejamos algunos consejos previos al momento de dormir que facilitarán tu descanso:

  • Reducir la ingesta de sustancias excitantes, con especial atención al final del día (café, té, alcohol, tabaco, etc.)
  • Tener una rutina de sueño estable, levantándonos y acostándonos a la misma hora
  • Cenar ligero y con unas dos horas de reposo previas a dormir
  • Evitar dormir siestas demasiado largas
  • Mantener una rutina constante de ejercicio, pero sin dejarlo para las últimas horas del día, ya que activa el organismo

Desde Masternatura te animamos a probar la mejor postura para dormir, estamos seguros de que lo agradecerá tu cuerpo y tu descanso.

La osteopatía cráneo-sacral: qué es, en qué se basa y qué dolencias trata


La osteopatía cráneo-sacral contiene numerosas aplicaciones para paliar las dolencias del día a día que nuestro cuerpo puede sufrir, como dolores de cabeza, migrañas, estrés, dolores musculares, problemas de espalada, etc. Ha sido durante los últimos años cuando hemos notado una mayor demanda, tanto por parte de los pacientes, como por parte de los profesionales que desean formarse en esta técnica y terapia manual. Veamos más a fondo qué es la osteopaía cráneo-sacral, en qué se basa y qué tipo de dolencias puede tratar.

Qué es la osteopatía cráneo-sacral

La osteopatía cráneo-sacral consiste en una terapia manual que actúa sobre las articulaciones del cráneo de una forma eficaz, pero sin ser invasiva, con el fin de recuperar el equilibrio adecuado de nuestro organismo, lo que a su vez, activa el proceso de autocuración del propio cuerpo.

Su origen se remonta a 1939 en Estados Unidos y viene de la mano del doctor William Shutherland (alumno de Taylor Still), quien descubrió un movimiento intracraneal en mitad de una operación en el cráneo de un paciente. Tras varias investigaciones, comprobó que lo que provocaba esa especie de pulsaciones en los huesos del cráneo era provocado por el líquido cefalorraquídeo mediante un sistema de oleaje.

A través de la osteopatía sacrocraneal, ese movimiento se desbloquea y equilibra aliviando tensiones corporales y disfunciones viscerales mediante reflejo neuronal, a la vez que  estabiliza el organismo a niveles casi inimaginables. Es una técnica que todo terapeuta debe cursar para corregir diversos tipos de disfunciones, en base a una combinación de conocimientos anatómicos y habilidades prácticas que garanticen una práctica laboral responsable y profesional.

Es una técnica que busca mitigar los efectos negativos del sedentarismo, la mala alimentación, las posturas inadecuadas, el agotamiento físico, la falta de descanso, el estrés laboral y del hogar, etc. busca paliar estos efectos que irrumpen en el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, el cual va desarrollando dolencias con el tiempo en músculos, órganos, huesos y sistemas nerviosos.

En qué se basa la osteopatía cráneo-sacral

La osteopatía cráneo-sacral se basa en técnicas que giran torno al mecanismo de contracción-expansión rítmica del cerebro. A este mecanismo se le denominó “movimiento respiratorio primario”, el cual permite que el líquido cefalorraquídeo circule con normalidad.

Estudia las relaciones entre el cerebro y los huesos del cráneo y las meninges, que son quienes envuelven al cerebro y la médula espinal y que desembocan en el sacro. Es en su interior por donde el líquido cefalorraquídeo circula.

En este movimiento rítmico del cerebro se dan diferentes procesos:

  1. Fluctuación del líquido cefalorraquídeo
  2. Movimiento de las meninges craneales y espinales
  3. Movimiento de contracción y expansión del encéfalo y la médula
  4. Cambio en las tensiones de los huesos del cráneo
  5. Movilidad involuntaria del sacro entre los ilíacos (zona donde se anclan las meninges)

Este recibe el nombre de movimiento respiratorio primario porque:

  • Es respiratorio al constar de dos fases como las de la respiración pulmonar: flexión/inspiración y extensión/espiración.
  • Y, es primario porque existe antes de dicha respiración, desde que somos embrión.

Dolencias que trata la osteopatía cráneo-sacral

La osteopatía cráneo-sacral es una terapia manual muy beneficiosa para restaurar el equilibrio de nuestro organismo, reactivando la circulación vascular, nerviosa y del líquido cefalorraquídeo. También para recuperar la movilidad de las membranas, meninges y huesos del cráneo, así como, normalizar el movimiento respiratorio primario.

Es una terapia muy beneficiosa para tratar diversas dolencias y muy utilizada como medicina complementaria de:

  • Dolores de espalda
  • Dolores del sacro
  • Problemas de ansiedad y estrés
  • Problemas en los órganos de los sentidos (tics en los ojos o en la fonación como sinusitis, acúfenos o tinnitus
  • Defectos en la articulación adecuada de la mandíbula
  • Afección del nervio facial intenso (neuralgias del trigémino)

Si eres un profesional y quieres conocer más a fondo en qué consiste esta técnica manual y cómo aplicarla a tus pacientes, en Escuela Masternatura ofrecemos cursos especializados en osteopatía cráneo-sacral para adquirir una formación profesional y de calidad de la mano osteópatas diplomados.

Qué es auriculoterapia y para qué sirve


Si alguna vez has oído hablar de esta técnica, seguramente te has preguntado qué es auriculoterapia y para qué sirve este tratamiento, muchas veces desconocido. La auriculoterapia se trata de una terapia ancestral con origen en la medicina china en la que expertos de este tipo de medicina descubrieron que al estimular ciertos puntos de la orejan se podían tratar diversos problemas de salud, tanto físicos como mentales. Más tarde, su estudió derivó a otras dolencias como los derivados de la menstruación y problemas sexuales. Veamos qué es la auriculoterapia y para qué tipo de dolencias está recomendada.

Qué es la auriculoterapia

La auriculoterapia es una técnica milenaria procedente de oriente que ayuda a calmar un gran número de dolencias a través de la estimulación de ciertos puntos reflejos presentes en el pabellón auricular. Su tratamiento se orienta a diagnosticar y calmar el dolor de los pacientes, además de regular disfunciones con resultados excelentes.

Cómo funciona la auriculoterapia

El tratamiento de auriculoterapia consiste en realizar puntos o palpaciones con materiales específicos en la oreja. Se suelen utilizar agujas quirúrgicas desechables de acero inoxidable, chinchetas o cuentas metalizadas, magnéticas o semillas de vaccaria, colocadas con yeso adhesivo para una estimulación más duradera.

El mensaje que recibimos de dolor enviado por las células sensitivas de la oreja se traduce y se realizan palpaciones con el material adecuado. Se dibujan protocolos de actuación de diversos puntos reflejos con el fin de mandar una orden al córtex cerebral. Esto se consigue a través de bolitas con cargas neutras hipoalergénicas para obtener una respuesta.

Es una técnica que no tiene efectos secundarios y está indicada para cualquier tipo de usuario siguiendo los criterios de la EFCAM (European Federation for Complementary & Alternative Medicine).

Para qué sirve la acupuntura en la oreja

La auriculoterapia sirve para tratar numerosas y variadas dolencias, siendo en unas más eficaz que en otras. Las más comunes son:

  • Auriculoterapia para bajar de peso
  • Auriculoterapia para insomnio
  • Auriculoterapia para la ciática
  • Auriculoterapia para el dolor de cabeza
  • Auriculoterapia para vértigo
  • Auriculoterapia para la ansiedad
  • Auriculoterapia para parálisis facial

También trata otras dolencias como

  • Alergias
  • Dolores menstruales
  • Lesiones deportivas
  • Depresión
  • Dolor de espalda
  • Hipertensión arterial
  • Mala circulación sanguínea

Origen de la auriculoterapia

Su origen se remonta a la antigua China junto con el desarrollo de la acupuntura. En occidente no fue hasta los años 50 del siglo pasado cuando el doctor Pal Nogier, de origen francés, empezó a tratar problemas relacionados con la ciática a través de la oreja. Tomó la idea de una curandera, y poco después se especializó en su estudio, difundiendo sus conocimientos entre los demás compañeros de profesión. En sus inicios, las críticas fueron muchas, ya que no contaba con la base científica requerida. Sin embargo, Jacques Niboyet creó una máquina capaz de encontrar los puntos de mayor energía en las orejas, los cuales estaban relacionados con diferentes dolencias. Es en ese momento cuando se consideró un tratamiento objetivo y fiable dentro de la medicina.

Se empezó a crear un mapa de auriculoterapia con el objetivo de señalar cada punto de la oreja con la parte del cuerpo con el que estaba relacionado. Esta técnica se amplió, hasta conseguir un conjunto de técnicas de estimulación para el tratamiento: magnetismos, ultrasonidos, químicos o lumínicos.

Qué es auriculoterapia

Qué es la osteopatía visceral. En qué consiste y para qué sirve


Tener un organismo sano es fundamental. Hay que tratarlo como una unidad en el que todo, absolutamente todo está conectado o relacionado de alguna forma. Cualquier problema en nuestro cuerpo puede tener diversas causas que lo provoquen. Sin embargo, dentro de la osteopatía visceral, se tienen la mayoría de las soluciones para solventar cualquier disfunción relacionada.

Las dolencias mecánicas de la estructura son de procedencia visceral y fasciocraneal mayoritariamente. Para ello, hay que conocer el funcionamiento de todos los movimientos internos fisiológicos de motilidad y procedimientos correctivos para un óptimo bienestar visceral.

Veamos concretamente que es la osteopatía visceral, en qué consiste y para qué sirve este tipo de tratamiento.

Qué es la osteopatía visceral

La osteopatía visceral es la rama de la osteopatía que estudia el tratamiento de alteraciones de movilidad que se producen en el sistema visceral. Dicho sistema visceral es el encargado de realizar el control del equilibrio interno o homeostasis. Es la parte del sistema nervioso periférico que controla las acciones involuntarias de las vísceras.

Por lo que la osteopatía visceral se basa en la percepción del movimiento interno de dichas vísceras. Para conocerlo, se debe analizar el movimiento fisiológico de estos y se debe aprender el posicionamiento de las manos en caso de hipo o hipermovilidad, con el fin de empezar su protocolo de normalización devolviendo así su motilidad.

La osteopatía visceral recaba conocimiento de músculos, tendones, ligamentos, movilidad, motilidad, fascia y orgánica y fisiología visceral. Aunque, este tipo de osteopatía se suele centrar en la actuación sobre ligamentos relacionados con todos los órganos del cuerpo humano con el objetivo de restablecer sus capacidades para que pueda funcionar de forma libre y recuperar su movilidad.

En qué consiste la osteopatía visceral

La osteopatía visceral consiste en liberar las tensiones mediante una serie de técnicas de abordaje suave. Estas tensiones en las vísceras se producen por falta de dinamismo y puede derivar en una gran variedad de síntomas abdominales y digestivos.

Para la liberación de dichas tensiones, el especialista en osteopatía visceral realiza masajes y acciones manuales actuando sobre la motilidad de la víscera y relacionándola con las conexiones nerviosas, mecánicas y circulatorias. Estas intervenciones suelen durar entre 20 y 45 minutos, y consisten en masajes ligeros sobre las zonas afectadas. De esta forma, se libera tensión en el órgano, devolviendo la funcionalidad y el movimiento que se habían visto alterados.

Para qué sirve

Se trata de un tratamiento manual que trabaja las dolencias viscerales del organismo para conseguir su recuperación. Son dolencias que pueden afectar tanto a órganos como a estructuras.

Este tipo de dolencias pueden estar producidas por golpes traumáticos o situaciones de alto estrés. Son situaciones en las que los órganos del cuerpo pueden entrar en un estado de tensión, impidiéndoles actuar de forma correcta o generando problemas de salud que pueden llegar a ser incluso incapacitantes.

Entre las dolencias que tienen causas viscerales y que por lo tanto pueden recibir un tratamiento de osteopatía visceral encontramos: dolores cervicales, lumbalgia, estreñimiento, migrañas, mareos, retención de líquidos, varices o problemas circulatorios, defensas bajas, secuelas de infección de un órgano, gastritis, hernias de hiato o dolor en las costillas y esternón.

Consejos para el pre y post tratamiento

Previamente al tratamiento de osteopatía visceral, el especialista debe realizar una exploración al paciente para después poder hacer las manipulaciones adecuadas. Dicho profesional debe valorar el movimiento de cada víscera, así como la calidad de cada movimiento, la amplitud y la simetría.

Por otro lado, una vez se haya finalizado la intervención, es aconsejable realizar sesiones periódicamente para prevenir futuras lesiones, aunque se haya corregido la dolencia.

Además, el especialista ofrecerá al paciente una serie de consejos para que pueda recuperar el control de su cuerpo rápidamente.

 

 

 

¿Qué es el masaje linfático y para qué sirve?


Estar sentado o pasar muchas horas de pie mientras trabajamos no es lo más adecuado para la salud de nuestro cuerpo. Si a esto le sumamos una mala alimentación y una vida sedentaria, nuestra salud general puede verse afectada. En este caso, los factores previamente mencionados pueden provocar que ciertas funciones de nuestro organismo se vean afectadas y no trabajen correctamente en la eliminación de toxinas. Por lo que nuestro cuerpo no sería capaz de depurar apropiadamente, lo que puede derivar en hinchazones o edemas por una mala circulación.

Cuando esto ocurre, es bueno saber que existen terapias manuales específicas para mejorar esta situación, como es el Drenaje Linfático Manual.

Veamos qué es y para qué sirve este método.

¿Qué es el drenaje linfático?

Lo primero de todo es aclarar en qué consiste el Sistema Linfático, que es el que se trata con esta técnica. Se trata de un un conjunto de vasos sanguíneos que trabajan en paralelo con el Sistema Circulatorio. Su principal función es transportar las sustancias de desecho producidas en el proceso de nutrición. Estas sustancias se mueven a través de la linfa, que es el líquido amarillo del Sistema Linfático formado por agua y proteínas. Esta linfa se depura en los ganglios linfáticos, los cuales filtran y depuran este líquido.

Los principales grupos ganglionares se encuentran en el cuello, las ingles, el pecho, el abdomen y las axilas. El problema viene cuando no se puede filtrar bien en estas zonas del cuerpo, provocando que algunas de esas sustancias se queden estancadas. De esta forma, aparecen los hinchazones y edemas debido a la congestión de los grupos ganglionares.

Aquí es donde entra el masaje linfático o drenaje linfático manual, que es la técnica que sirve para estimular la linfa del Sistema Linfático. Este tipo de masajes se realizan con presiones muy leve pareciendo incluso caricias, por lo que el paciente no sufre dolor alguno. Son manipulaciones lentas, rítmicas y sutiles para el cuerpo. Aunque no sean presiones muy fuertes, se tratan de estimulaciones muy beneficiosas. Pero se deben realizar correctamente para conseguir el resultado deseado.

Beneficios del drenaje linfático manual

El masaje linfático se conoce por sus beneficios celulíticos, pero es mucho más que eso. Entre ellos desataca que:

  • Reactiva la circulación linfática y sanguínea, aliviando problemas como las varices provocadas por complicaciones en el retorno venoso.
  • Elimina el exceso de líquidos y mejora la reabsorción de líquidos para activar la circulación linfática.
  • Mejora el sistema inmunológico y por lo tanto las defensas del cuerpo.
  • Reduce la inflamación de la piel y elimina edemas
  • Relaja el sistema nervioso, pudiendo aliviar problemas como migrañas.
  • Mejora el aspecto de la piel, reduciendo problemas de acné o celulitis.
  • Efecto analgésico en ciertos pacientes que presenten ciertas dolencias, como la fibromialgia.

Cuándo no es aconsejable realizar un drenaje linfático

Como has visto, el drenaje linfático posee numerosos beneficios, tanto estéticos como funcionales del propio organismo. Sin embargo, existen ciertos casos en los que no es recomendable este tipo de técnicas. Por ejemplo:

  • Cuando en presencia de tumores se presente metástasis.
  • Cuando haya trombosis o flebitis.
  • Cuando exista insuficiencia cardíaca.
  • Cuando el paciente presente crisis asmática.
  • Cuando se padece una infección aguda que podría favorecer la propagación de la infección.
  • En algunos casos de embarazo, cuando se produzcan complicaciones.
  • Cuando padezca el Síndrome del Seno Carotideo.
  • Cuando el paciente sufra de hipertiroidismo, ya que, depende de si se puede activar la acción de la glándula tiroides con el masaje.
  • Cuando padezca asma o bronquitis, realizarlos con cuidado.
  • Cuando haya hipotensión arterial y se pueda producir una bajada de tensión brusca en el paciente
  • En pacientes con cáncer que no esté controlado
  • En zonas en las que haya alguna infección crónica mejor evitarlas.

De ahí la importancia de conocer la técnica para realizar este tipo de terapias manuales correctamente y no desarrollar otro tipo de complicaciones en el paciente. Tanto si buscas un profesional, como si quieres aprender a manejar este tipo de masajes, en Escuela Master Natura ofrecemos cursos especializados impartidos por expertos en este tema.