¿La punción seca y la acupuntura son lo mismo?


Aunque la punción seca y la acupuntura pueden parecer lo mismo, al utilizarse en ambas técnicas agujas, en realidad no lo son. Sin embargo, a pesar de ser distintas, sí que tienen varios aspectos en común. Por ejemplo, en ambos métodos se emplean agujas similares que atraviesan la piel del paciente con el objetivo de tratar trastornos que causan dolor. Además, ambas terapias se han demostrado ser de gran utilidad en la práctica clínica.

Veamos a continuación las principales diferencias.

La punción seca

En la punción seca se emplean las mismas agujas de acupuntura, pero con la diferencia de que son más largas, dependiendo también de la profundidad del músculo a tratar. El objetivo de la punción seca es pinchar directamente el “punto gatillo”.

Cada músculo tiene una serie de puntos gatillo miofasciales que suelen estar latentes o inactivos. Por determinadas circunstancias como una sobrecarga, movimientos repetitivos o algún traumatismo, esos puntos gatillo pueden activarse, produciendo un dolor localizado o irradiado bastante molesto, e incluso, a veces incapacitante. Por lo que, se tratan de zonas hipersensibles sobre una banda tensa de microfibras musculares. Es el lugar donde el músculo presenta un acortamiento, no le llegan bien los nutrientes y presenta hipersensibilidad cuando se toca. No se trata de una simple contractura, sino que más de un acortamiento muscular, lo cual, provoca un dolor más intenso, pudiendo irradiar/referir a una zona lejana al dolor original.

Mediante la punción seca se busca crear espasmos musculares, que son los que van a producir la posterior relajación de la musculatura. Se trata de una técnica bastante efectiva, aunque dependerá de la destreza del fisioterapeuta y de si se localiza correctamente el punto gatillo miofascial que está dando el problema. Esta punción suele durar entre 2 y 5 minutos en los que el fisioterapeuta suele manipular la aguja varias veces durante ese periodo de tiempo.

La acupuntura

En el caso de la acupuntura, el enfoque y el tratamiento es completamente distinto. La acupuntura se trata de una técnica de Medicina Tradicional China, la cual, puede ser estudiada por cualquier persona sin tener estudios universitarios previos relacionados con carreras de Salud.

La Medicina Tradicional China está basada en las energías del cuerpo, habiendo dos principales y contrapuestas, el Ying y el Yang, entre las que debe haber un equilibrio. Cuando se produce una alteración en dicho equilibrio, es cuando se sufren las enfermedades y patologías.

Nuestro cuerpo está dividido en doce canales energéticos o meridianos, y cada uno de ellos, está dividido en puntos energéticos. El terapeuta será quien determine qué canal está desequilibrado y qué determinados puntos hay que pinchar. En la acupuntura, las agujas que se emplean son finas y no inyectan ningún tipo de sustancia. Los puntos que se pinchan están a un nivel superficial, por lo que no se llega a estructuras más profundas como ligamentos o musculatura.

Una vez se pincha la aguja en el punto o los puntos que el terapeuta considere, se suelen dejar actuar durante mínimo unos 20 minutos.

Las agujas se aplican en los puntos determinados que se localizan en los meridianos, que no tienen por qué encontrarse próximos a la zona lesionada. En cambio, en la punción seca, se inserta la aguja directamente sobre el punto gatillo.

Por otro lado, cabe destacar que, mientras que la punción seca se utiliza exclusivamente para el tratamiento de puntos gatillo miofasciales, la acupuntura se emplea en múltiples trastornos, no solo dolorosos, como pueden ser respiratorios, reproductivos, ginecológicos, urinarios, digestivos, estrés, pérdida de peso o para trastornos relacionados con el tabaquismo.

Otra diferencia tiene que ver con la postura del paciente. En la acupuntura, el paciente se encuentra decúbito, acostado, mientras que en la punción seca se coloca en la posición en la que resulte más accesible la zona del punto gatillo.

Resumen de diferencias entre la punción seca y la acupuntura

PUNCIÓN SECA ACUPUNTURA
Medicina científica Medicina Tradicional China
Se pincha directamente en el músculo Se pincha en canales energéticos
A nivel profundo y superficial A nivel superficial
Trata a nivel muscular Trata multitud de patologías
Duración entre 2 y 5 minutos Duración mínima de 20 minutos
Puede ser doloroso No doloroso
Realizado solo por fisioterapeutas Realizado por terapeutas de cualquier tipo
Sesión una vez por semana Sesiones desde todos los días
Con evidencia científcia Sin evidencia científica
Relajación muscular inmediata Resultado a largo plazo

 

Beneficios de la cinta kinesiológica o vendaje neuromuscular


En numerosas ocasiones hemos visto a futbolistas, tenistas y atletas llevando unas cintas de colores pegadas en diferentes partes de su cuerpo. Se trata de la kinesiotape o vendaje neuromuscular. En España se empezó a popularizar hace ya unos años, pero, a diferencia de lo que se pueda pensar, no son de uso exclusivo de los deportistas.

El vendaje neuromusucular o cinta kinesiológica tiene numerosos beneficios para la recuperación de nuestro cuerpo.  Por lo que, si has sufrido alguna lesión o tienes problemas de movilidad funcional o actividad normal, lo más probable es que tu fisioterapeuta utilice esta técnica como tratamiento adicional.

En qué consiste la cinta kinesiológica o el vendaje neuromuscular

El vendaje neuromuscular consiste en colocar tiras de cinta especial en el cuerpo del paciente en direcciones específicas con el objetivo de ayudar a mejorar su movilidad y apoyar sus articulaciones, músculos y tendones.

La cinta kinesiológica cumple diferentes funciones cuando se aplica. La principal es que ayuda a la función muscular sin limitar los movimientos mientras se mantiene una adecuada circulación sanguínea y linfática de la zona del cuerpo lesionada.

A la hora de poner la venda kinesiológica el músculo debe estar estirado y la piel limpia y sin humedad para que se pegue mejor y por más tiempo. Esta venda está elaborada de un 96 % de algodón y de poliuretano, siendo resistente al agua y de secado rápido.

Según el músculo afectado, se puede aplicar de varias formas:

  • La forma de la I
  • La forma de la Y (para músculos grandes como el deltoides)
  • La forma X (para músculos largos como el bíceps)
  • En forma de estrella
  • En forma de abanico
  • En forma de malla o red
  • En forma de donut (para cubrir la rodilla, por ejemplo)

Usos de la cinta kinesiológica o el vendaje neuromuscular

El vendaje neuromuscular se emplea para facilitar el movimiento e inhibir el dolor mediante un material flexible que se mueve cuando tú te mueves, por lo que ayuda a mejorar el transporte linfático y a aumentar la circulación.

Además, favorece la activación y el rendimiento muscular, disminuyendo el dolor y los espasmos musculares.  Algunos de los usos más comunes de cinta kinesiológica o el vendaje neuromuscular son:

  • Inhibición del dolor y de posibles espasmos musculares tras una lesión
  • Estabilidad y soporte de la articulación en su correcto lugar
  • Mejora de los patrones de activación y contracción muscular
  • Control de la hinchazón al reducir la presión entre la piel y los tejidos subyacentes
  • Manejo del tejido cicatricial para proporcionar un estiramiento de baja intensidad y de larga duración al colágeno apretado

Beneficios de la cinta kinesiológica

La cinta kinesiológica o el vendaje neuromuscular es de gran ayuda para la función muscular, ya que, no limita los movimientos del paciente. Esta es la principal diferencia del kinesiotape con respecto a otros vendajes más tradicionales. Como has visto, la cinta kinesiológica no inmoviliza la zona del cuerpo lesionado, lo que permite que se cure de una forma más natural.

Además, ofrecen estabilidad muscular y articular, mejorando la contracción y la circulación, pudiéndose utilizar para tratar patologías como artritis, artrosis, escoliosis, esguinces, síndrome del túnel carpiano, dolor en la planta del pie, etc.

Entre los beneficios de la cinta kinesiológica o el vendaje neuromuscular destaca:

  • Aliviar el dolor: eleva la piel reduciendo así la presión en los receptores sensoriales subcutáneos.
  • Mejorar la movilidad: no inmoviliza la zona, lo que permite una gran movilidad.
  • Disminuir los hematomas y las inflamaciones: acelera el drenaje de la zona lesionada, mejorando la circulación y eliminando líquidos.
  • Estimular los músculos: favorece la contracción de los músculos y disminuye la fatiga.
  • Permitir entrenamientos funcionales: al no limitar los movimientos, el deportista puede seguir entrenando para una correcta recuperación.
  • Mejorar la postura del paciente.
  • Mejorar el rendimiento deportivo: la mayoría de los deportistas prefieren este tipo de vendajes, ya que mejora el rango de movimiento muscular a la hora de practicar un deporte, además de aliviar el dolor.
  • Favorecer el proceso de rehabilitación de lesiones: puede seguir entrenando porque la zona afectada tiene movilidad, siendo mucho más favorable que tenerla inmovilizada.

¿Qué es la osteopatía y cuándo es necesario?


La osteopatía no es una ciencia nueva. Realmente, lleva practicándose desde finales del siglo XIX, cuando se puso en evidencia las interrelaciones que existen, por un lado, entre el sistema músculo-esquelético y otros sistemas orgánicos, y, por otro lado, entre la movilidad y la libertad de esos distintos sistemas y la salud de las personas.

Sin embargo, todavía existen diversas dudas acerca de esta especialidad de la medicina alternativa. No se sabe claramente qué es la osteopatía, qué es lo que hace un osteópata o cuándo es recomendable o no acudir a uno. Y eso es lo que vamos a ver hoy.

¿Qué es la osteopatía?

La osteopatía es un tratamiento de medicina alternativa que se basa en una serie de técnicas manuales fundamentadas en las leyes por las que se rigen los organismos y la vida misma. Su objetivo es restaurar y mantener el equilibrio del cuerpo para conseguir su recuperación y conservar su capacidad de autorregulación.

Es muy parecida a la fisioterapia, con la diferencia de que los fisioterapeutas utilizan agentes naturales para tratar el dolor, como el frío, el calor, el agua, la luz o la electricidad, además de la técnica manual. Los osteópatas detectan, tratan y previenen problemas de salud al estirar y masajear los músculos, las articulaciones y los tejidos conjuntivos del paciente.

Al fin y al cabo, las técnicas y tratamientos de la osteopatía no son invasivos y se basan en una visión holística del cuerpo humano donde los huesos, músculos y ligamentos es importante que trabajen juntos.

Subespecialidades principales de la osteopatía

Dentro de la osteopatía, encontramos tres modalidades principales:

  • Osteopatía estructural: es el tipo que se centra en el restablecimiento de disfunciones en los músculos y el esqueleto, así como de la postura. Se pone el foco en la columna vertebral y traumatismos. La osteopatía estructural se basa en el principio de que la función y la estructura tienen una relación directa, de manera que, si la estructura no tiene equilibrio, la función estará afectada.
  • Osteopatía visceral: se centra en favorecer la funcionalidad de las vísceras y otros órganos vitales como el páncreas, el estómago o el aparato reproductor, estimulando así su movilidad fisiológica.
  • Osteopatía craneal: este tipo de osteopatía permite favorecer la movilidad del líquido cefalorraquídeo mediante correcciones que restauran el ritmo regular a través del tacto.

¿Qué es un osteópata y cuándo acudir a uno?

Un osteópata es un profesional capacitado de la salud registrado en el Consejo General de Osteopatía y especializado la manipulación física para aumentar la movilidad de las articulaciones, mejorar el suministro de sangre a los tejidos y aliviar la tensión muscular. El objetivo del osteópata es mejorar la salud de los diferentes sistemas del cuerpo mediante la manipulación y el fortalecimiento de la estructura musculoesquelética.

Además, los osteópatas también pueden dar consejos acerca de la postura y sobre ejercicios que ayuden a una pronta recuperación con el objetivo de que los síntomas no vuelvan a aparecer.

En cuanto a las afecciones y trastornos que puede tratar un osteópata encontramos:

  • Artrosis
  • Dolor de espalda
  • Dolor articular
  • Dolor de cabeza o migrañas
  • Problemas digestivos como estreñimiento, hernias, úlceras o diarreas
  • Lesiones deportivas
  • Vértigos y mareos
  • Ciática
  • Incontinencia urinaria
  • Infección urinaria de repetición
  • Cifosis
  • Escoliosis
  • Hiperactividad
  • Trastornos del sueño
  • Mala oclusión dental
  • Problemas respiratorios

Generalmente, se acude a un osteópata cuando se padece dolor de espalda, cuello u hombro, dolor al conducir, cuando se sufre una lesión deportiva o por dolores derivados del embarazo.

Además, existen pruebas de que las técnicas de terapia manual, como las que usa un osteópata, pueden ser útiles para los problemas enumerados anteriormente, sobre todo, cuando se sufre dolor de la parte baja de la espalda.

Otras muchas personas acuden a un osteópata para tratar afecciones como la migraña, menstruaciones dolorosas, o incluso, la depresión, aunque existen pocas pruebas que evidencien que la osteopatía sea un tratamiento efectivo para ese caso.

Cuándo no acudir a un osteópata

Como todo tratamiento, la osteopatía no es recomendable en determinados casos, ya que las técnicas de terapia manual utilizadas en osteopatía no son adecuadas y pueden causar daños debido al riesgo de perjuicio en la columna o los huesos. Por esta razón, es mejor que no acudas a un osteópata si padeces:

  • Artritis
  • Cáncer
  • Osteoporosis
  • Hemofilia
  • Fractura ósea
  • Afección de coagulación sanguínea

Indicaciones y beneficios del Masaje Thailandés tradicional


El masaje thailandés es una de las técnicas de masaje más relajantes y milenarias que existen. Es muy efectivo para estimular nuestro sistema esquelético, miofascial y neural y, que ya se realizaba en los templos budistas de la antigua Thailandia.

Su principal objetivo es liberar al cuerpo de las tensiones estructurales del día a día, al mismo tiempo que intenta calmar la agitación mental, proporcionando una amplia lista de beneficios para nuestro organismo. Sin embargo, una de las curiosidades más llamativas del masaje thailandés es que, no solo favorece a la persona que recibe el masaje, sino que también, a quien lo realiza.

Esto se debe a que ejecutar un masaje tailandés ayuda a ganar más flexibilidad, más elasticidad y una mejor dinámica del movimiento.

Indicaciones del masaje thailandés

El masaje thailandés está indicado para múltiples afecciones. Lo recomendable es acudir a un especialista que nos asegure la seguridad de su práctica. En cualquier caso, si padeces ligeras molestias que se prolongan en el tiempo, es recomendable acudir al médico.

El masaje thailandés está indicado si padeces algunas de las siguientes afecciones:

  • Estrés
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Dolor de cabeza
  • Neuralgias o mialgias
  • Insomnio
  • Bruxismo
  • Falta de concentración
  • Nerviosismo y dificultades de relajación
  • Dolores musculares y articulares
  • Problemas de estreñimiento

Principales beneficios del masaje thailandés

  • Favorece la relajación: este es uno de los principales beneficios del masaje thailandés. Gracias a esto, se consigue una total relajación de los músculos del cuerpo, eliminando los bloqueos que provocan tensión o nervios, gracias a que trabaja directamente sobre los meridianos del cuerpo.
  • Activa la circulación sanguínea: es otro de sus beneficios principales, ya que, acelera la recuperación y la curación. Además, ayuda a mantener el tono muscular adecuado, previniendo posibles lesiones en el futuro.
  • Disminuye el dolor: el masaje thailandés es muy eficaz aliviando dolores en determinadas zonas del cuerpo. Por esta razón, es muy recomendable en personas que padecen dolor en las cervicales o en la columna.
  • Mejora la flexibilidad: gracias a la técnica que emplea, el masaje thailandés ayuda a mejorar la flexibilidad a nivel articular y muscular. Así, se previenen dolores en el futuro que puedan surgir a raíz de actividades deportivas o del día a día.
  • Beneficia la salud de la piel: es beneficioso para la piel, ya que estimula la circulación en los vasos capilares, de esta forma, favorece un mejor estado de la dermis, equilibrando la secreción sebácea y dejando la piel más hidratada y suave.

Otros beneficios del masaje thailandés

  • Disminuye el insomnio y mejora la calidad del descanso
  • Alivia los dolores menstruales
  • Mejora el sistema digestivo, reduciendo también las naúseas
  • Mitiga los dolores de cabeza
  • Fomenta la eliminación de toxinas
  • Reduce la sensación de ansiedad y estrés
  • Otorga sensación de bienestar general a nivel físico, mental y energético
  • Desarrolla una mejor postura corporal
  • Aumenta nuestra energía vital
  • Elimina la fatiga muscular
  • Mejora la capacidad respiratoria
  • Favorece el buen funcionamiento de órganos internos
  • Mejora el equilibrio entre mente y cuerpo

¿El masaje thailandés es beneficioso para todos?

Aunque el masaje thailandés ofrece numerosos beneficios tanto para el que lo ejecuta como para el que lo recibe, existen casos en los que no es recomendable. A continuación, te dejamos algunas de las contraindicaciones del masaje thailandés:

  • No está recomendado en los primeros meses de embarazo. Se recomienda esperar al menos hasta el cuarto mes, cuando el feto quede plenamente asentado.
  • No se recomienda para determinados cuadros infecciosos, como episodios de fiebre, ya que estimula la circulación de la sangre.
  • Tampoco es recomendable para casos de fibrosis y enfermedades musculares degenerativas.

Para evitar cualquier complicación, es importante que el terapeuta conozca el estado de salud actual del paciente.

Desde la Escuela Masternatura, sabemos la importancia de este masaje milenario que proporciona numerosos beneficios a quien lo recibe y a quien lo realiza. Por esta razón, contamos con un curso especializado en masaje thailandés en el que tienes la oportunidad de formarte en la esencia de esta técnica y sus orígenes. El curso se imparte por profesionales que han recibido esta enseñanza a través de monjes budistas, para que el aprendizaje sea lo más puro posible.

Contraindicaciones de la manta eléctrica que deberías conocer


Como bien sabrás, la manta eléctrica no solo sirve para calentarnos en invierno, sino que también para cuando tenemos algún tipo de dolor muscular, como el cervical o lumbar. Gracias al calor, ayudamos a relajar nuestros músculos, y, por tanto, a reducir el dolor.

Sin embargo, las mantas eléctricas no te quitarán una contractura o lesión de gravedad. Igualmente, son un buen complemento para seguir con el tratamiento en casa después de una sesión en el fisioterapeuta.

Por lo que, si vas a utilizar una en casa, es crucial que conozcas las indicaciones y contraindicaciones de la manta eléctrica.

¿Cómo utilizar la manta eléctrica para disminuir el dolor?

Cuando padecemos de una contractura o dolor muscular, buscamos cualquier remedio que nos alivie, aunque sea un poco, ya que se tratan de dolores muy molestos que nos hacen el día a día más pesado.

La manta eléctrica puede ayudar a disminuir ese dolor. Pero aclaramos de nuevo. Solo disminuir. Si queremos erradicar por completo este tipo de molestias, es fundamental acudir a un profesional sanitario que nos valore y nos pueda dar un tratamiento adecuado.

En el caso de que queramos completar dicho tratamiento o paliar el dolor después de la sesión, podemos recurrir a la manta eléctrica.

A la hora de emplear una manta eléctrica es muy importante ubicarla correctamente en la zona que tenemos la molestia mientras mantenemos una postura cómoda que nos ayude a relajar los músculos.

Aquí te dejamos algunas indicaciones para utilizar la manta eléctrica correctamente:

  • Establece una temperatura adecuada entre 34 y 36ºC para que sea efectiva pero no nos genere malestar o quemaduras.
  • Cuando vayas a usarla, asegúrate de que el cable y la botonera quedan fuera de la funda.
  • Intenta no emplear la manta eléctrica doblada o plegada. Debe estar totalmente abierta y sin arrugas sobre la zona de dolor.
  • No uses la manta eléctrica en lugares húmedos. Utilízala siempre en ambientes secos, como el dormitorio o la sala de estar.
  • Cuando dejes de utilizarla, asegúrate de que la dejas desconectada y apagada.
  • Si nos vamos a ir a dormir con la manta eléctrica, no olvides programar el apagado automático. De esta forma, evitaremos que se quede encendida toda la noche, lo cual puede ser muy perjudicial.

Tiempo máximo para utilizar una manta eléctrica

Lo ideal es utilizar la manta eléctrica un máximo de 10 minutos, pudiendo realizar varias aplicaciones cada 2 o 3 horas. Incluso, después de la sesión de fisioterapia. Si por el estilo de vida, o por el trabajo, no es posible ejecutar varias aplicaciones espaciadas en el tiempo, podemos utilizar la manta eléctrica durante un máximo de 20 minutos al final del día para disminuir los dolores. Además, esto nos ayudará a conciliar mejor el sueño y estar más relajados.

Contraindicaciones de la manta eléctrica

Aunque existen algunas contraindicaciones de la manta eléctrica, son pocos los casos en los que utilizar manta eléctrica no está aconsejado. De todas formas, es crucial que conozcas los casos en los que no está recomendado emplear una manta eléctrica:

  • Mujeres embarazadas: el uso de manta eléctrica en mujeres embarazadas está desaconsejado como medida de precaución. En esa etapa, es conveniente evitar el sobrecalentamiento del cuerpo, así como, los campos electromagnéticos. Mantener el cuerpo a temperaturas superiores a 38,9ºC durante más de diez minutos puede provocar daños en el feto.
  • Si cuentas con problemas coronarios: la aplicación de la manta eléctrica promueve la vasodilatación. Por esto mismo, tampoco se debe aplicar en personas que tienden a tener hemorragias.
  • Si padeces alguna de estas afecciones: cardiopatía, apendicitis, inflamación aguda del aparato locomotor, consumo de anticoagulantes, esguinces, tendinitis, torceduras o fracturas.

En casos como los esguinces, las fracturas o cualquier otro tipo de patología aguda que cause inflamación, no es recomendable utilizar manta eléctrica, sino todo lo contrario. Es mejor aplicar crioterapia, que consiste en la aplicación de frío en la zona lesionada, con el objetivo de reducir su inflamación. Si ponemos calor, lo que hacemos es aumentar la vasodilatación de la zona, y con ello, la inflamación y el dolor.

Hasta aquí todo lo que tienes que saber sobre las indicaciones y contraindicaciones de la manta eléctrica. Así que, ya sabes, si lo que buscas es disminuir dolores musculares, sí es recomendable el uso de una manta eléctrica. Sin embargo, si buscas una solución más efectiva, es necesario que acudas a la consulta de un fisioterapeuta profesional.

 

Diferencias entre masaje y quiromasaje


El masaje y quiromasaje pueden parecer lo mismo a ojos de mucha gente, pero no lo son. Cada uno se caracteriza por unas técnicas determinadas y por proporcionar unos determinados beneficios. A continuación, te mostraremos en profundidad cuáles son.

El masaje consiste en amasar, friccionar, presionar la piel, músculos, tendones y ligamentos. Se puede hacer con las manos, con algún utensilio, o aparato. Por otra parte, el quiromasaje es un masaje que se realiza únicamente con las manos.  Es decir, no se utiliza ningún tipo de utensilio ni aparatología. Es una gama de manipulaciones variadas y técnicas de presión sobre puntos practicados sobre la superficie corporal con fines terapéuticos. Puede realizarse con diferente ritmo e intensidad.

Beneficios que proporcionan ambas técnicas

El objetivo del masaje es relajar o activar la musculatura dependiendo del fin que se pretenda, entre otras cosas:

  • Ayuda a reducir el estrés.
  • Ayuda a que los músculos mantengan su flexibilidad.
  • Alivia problemas tales como sinusitis, artritis, alergias, dolores de cabeza, lesiones deportivas, etc.
  • Elimina toxinas, activa la circulación sanguínea y linfática.
  • Oxigena los tejidos, hace que produzcamos endorfinas, por lo que alivian el dolor y producen sensación de bienestar.
  • Mejora la circulación de la sangre y el flujo de la linfa, lo que ayuda a aumentar la capacidad de la sangre para transportar oxígeno y a eliminar sustancias tóxicas e impurezas.

Por su parte, y dado que es una técnica también totalmente natural en la que no interviene ninguna clase de aparato ni está acompañada de medicación alguna, el quiromasaje está altamente recomendado para:

  • Combatir el lumbago, contracturas dorsales, dolores de hombro, cervicales, etc.
  • Ayudar a reducir y a controlar la celulitis.
  • Suprimir el dolor muscular, tendinitis y aliviar problemas de circulación. Por esta razón es muy recomendable para tratar la ciática o la lumbalgia, esguinces, tortícolis, contracturas, tendinitis o el síndrome de túnel carpiano, entre otras dolencias.

No se debe olvidar que el quiromasaje es una técnica especialmente indicada para aquellas personas que padezcan dolores de origen muscular, tendinoso o cuyo origen radique en los tendones. La presión de determinados puntos se traduce en efectos sedantes sobre el sistema nervioso y en la liberación de sustancias analgésicas endógenas o propias.

Tipos de masajes

Podemos encontrar una infinidad de masajes que se aplican a través de ambas técnicas. Entre ellas encontramos:

  • Masaje relajante: cuya finalidad es relajar. No se trabajan las contracturas, tiene un efecto neurosedante, alivia tensiones físicas, emocionales y el agotamiento.
  • Masaje descontracturante: en el que se trabajan los músculos para eliminar esas contracturas que se han ido produciendo. En este masaje la presión e intensidad es mayor, pudiendo ser en ocasiones un poco doloroso, por las propias contracturas.
  • Masaje craneofacial: en el que se trabaja en cara y cráneo con movimientos principalmente circulares ascendentes. Resulta muy relajante y terapéutico, indicado para migrañas, dolores de cabeza, mandíbula y cuello.
  • Masaje circulatorio: como su propio nombre indica, favorece la circulación de retorno, por lo que ayuda a las personas con circulación deficiente y con varices a notar más ligereza y eliminar edema.
  • Masaje de drenaje linfático: es un masaje suave que favorece la eliminación del organismo de las toxinas y sustancias de deshecho.
  • Masaje deportivo: su propósito es preparar a los músculos antes de la competición, oxigenando y aportando flexibilidad.

Los masajes es algo que nos ayuda a estar mejor con nuestra mente y cuerpo, haciéndonos más felices. Por esta razón, se recomienda vivir esta experiencia solicitando uno de un profesional al menos una vez en la vida.

Contraindicaciones del masaje y quiromasaje

Como su nombre indica, se refieren a aquellos casos en los que, de una forma parcial o total, no conviene efectuar masaje. Vamos a proceder a mencionar las contraindicaciones más importantes:

  • Durante los tres primeros meses del embarazo (después, con prescripción médica).
  • Enfermedades infecciosas de la piel (p.e.: hongos, lupus o LES) y otras no infecciosas generalizadas (p.e.: dermatitis alérgica). Úlceras por decúbito y quemaduras.
  • Enfermedades vasculares inflamatorias (p.e.: flebitis), inflamaciones de los ganglios linfáticos y cadenas ganglionares. Debilidad vascular y retenciones circulatorias graves.
  • Trombosis y embolia arterial, por riesgo de embolismo pulmonar o de otros tejidos del organismo, venas varicosas avanzadas y en cardiopatías en general (p.e.: taquicardias, hipertensión arterial).
  • Hematomas recientes, hemorragias, heridas sin cicatrizar, esguinces agudos, contusiones de importancia, edemas agudos, derrames articulares.
  • Fibrosis y enfermedades musculares degenerativas.
  • Enfermedades reumáticas agudas.
  • Problemas renales en fase aguda. Cálculos de riñón, vesícula en fase de expulsión.
  • Rotura o desgarros de músculos, vainas, tendones, ligamentos.
  • Enfermedades del Sistema nervioso: Lesiones de las vías piramidales. Pacientes con cuadros de compresión nerviosa.

Cabe decir que, por regla general, si el dolor no se alivia con el masaje, sino que aumenta o empeora, se debe pensar que habrá alguna causa que nos indica que está contraindicado, y por ello se deberá sospechar que: hay algún problema nuevo o, que el diagnóstico y, por consiguiente, el tratamiento no son los adecuados. En cualquier caso, debemos remitir el paciente a su médico, para una nueva valoración.

Desde Escuela MasterNatura te aseguramos que, estas técnicas serán aplicadas de manera adecuada por nuestros profesionales, ofreciéndote así un excelente estado de bienestar general según tus necesidades. Pregúntanos por cualquier duda o fórmate con los cursos que impartimos.

 

Piernas hinchadas en verano: razones y tratamiento


Llega verano, suben las temperaturas y empiezas a sentir las piernas hinchadas, cansadas y doloridas. Este es un problema muy frecuente en algunas personas pero que afecta mayormente a mujeres y que, además, suele empeorar con la edad.

En primer lugar, hay que decir que no existe una única razón por la que se hinchen las piernas. De hecho, aunque es en verano cuando es más habitual, es una dolencia que puede darse en cualquier estación del año.

¿Cuáles son las razones de que suceda esto y cómo podemos tratarlo o incluso prevenirlo? En este artículo te lo explicamos.

Razones de unas piernas hinchadas

Esta afección puede agudizarse en verano, como hemos dicho anteriormente, o presentarse solo en esta época, ya que el calor dilata las venas y provoca que sus paredes pierdan elasticidad, haciendo más difícil la función de bombear la sangre desde las piernas hacia el corazón.

Algunas de las razones más comunes que podemos encontrarnos son:

  • Permanecer mucho tiempo de pie o sentado
  • Estar embarazada
  • Sobrepeso u obesidad
  • El envejecimiento
  • El uso de medicamentos que provoquen retención de líquidos
  • Artritis
  • Ingerir una gran cantidad de sal en comidas

No obstante, no se debe confundir una hinchazón aislada en verano, con tener los pies hinchados normalmente, ya que ese exceso frecuente de líquidos puede deberse a problemas renales o, incluso, alguna deficiencia cardíaca, por lo que es conveniente consultar a un médico para una valoración profesional.

Tratamiento de las piernas hinchadas

Tratamiento para prevenir la hinchazón

Para prevenir la aparición de este problema durante la época más calurosa del año puedes llevar a cabo estas recomendaciones:

  • Mantente activo: Caminar es una buena manera de evitar la hinchazón ya que haces que tu sangre fluya, evitando así que tu cuerpo se hinche. Lo recomendable es 30 minutos caminando al día, como mínimo.
  • Si tienes que estar en algún lugar mucho tiempo, asegúrate de moverte de vez en cuando: Esto suele ocurrir en la mayoría de ocasiones en los puestos de trabajo. Evita estar sentado o parado en la misma posición durante varias horas ya que esto puede provocar la hinchazón de tus piernas. Si no es posible lo anterior, siempre puedes realizar contracciones isométricas de los gemelos y movilizaciones del tobillo y pie en todas las direcciones.
  • Utiliza ropa que impulse la circulación: Evita la ropa de algodón ya que este tejido retiene la humedad. Asimismo, evita la ropa excesivamente ajustada, que te comprima o te corte la circulación.
  • Evita la exposición al sol en las horas más calurosas del día: En el caso de que sea posible, quédate dentro de tu casa durante el día en verano, en especial durante la tarde, cuando más calor hace.
  • Mantente hidratado: Si tu cuerpo está bien hidratado, es menos probable que retenga agua. Bebe entre 1,5 y 2 litros de agua al día. En concreto, si vas a hacer deporte, o estás embarazada, necesitas tomar más agua todavía.
  • Aléjate de las bebidas deshidratantes: Bebidas con mucha cafeína (como el café o el té) son deshidratantes y provocan la hinchazón.
  • Lleva una dieta baja en sal: La sal fomenta la acumulación de líquido y la hinchazón. Evita alimentos muy salados y controla la cantidad que le pones a las comidas que cocinas en casa.

Tratamiento para reducir la hinchazón

Si a pesar de todo no consigues prevenir la hinchazón, aunque sea puedes realizar una serie de acciones para disminuirla:

  • Eleva las extremidades hinchadas: Si tus piernas están hinchadas, acuéstate de espaldas y sube las piernas de tal manera que queden por encima del nivel de tu cabeza. Esto ayudará a que la hinchazón disminuya.
  • Realiza un masaje a las extremidades hinchadas: El masaje se hace en al área hinchada en sentido proximal, es decir, empezando por los pies y en sentido ascendente hasta la rodilla o cadera. Este masaje no debe ser doloroso, frota los músculos suavemente para reducir la acumulación de líquido en ellos.
  • Haz estiramientos durante el día: Si es posible, realiza estiramientos durante 5 minutos cada hora. En concreto, estiramientos de tobillos, muslos y pantorrillas.

Desde Escuela MasterNatura te aseguramos que, si sigues estos ejercicios y recomendaciones, podrás prevenir la hinchazón y mantener además un buen estado físico en verano. Pregúntanos por cualquier duda o fórmate con los cursos que impartimos.

Técnicas y tipos de quiromasaje deportivo


El quiromasaje deportivo es un tipo de masaje que busca preparar los tejidos para el ejercicio físico, previniendo lesiones y manteniendo el cuerpo en un estado óptimo. Pero, también, para recuperar los músculos de lesiones deportivas. Para cada objetivo existen diferentes tipos de masajes deportivos. Veamos detalladamente los tipos de quiromasaje deportivo y las técnicas que se utilizan.

Tipos de quiromasaje deportivo

Existen diferentes tipos de quiromasaje deportivos, ya que, en función del momento en el que se realicen y la necesidad que haya que cubrir, el masaje será de un tipo u otro. Las técnicas que se utilizan cada una se diferencian entre sí, aplicando diversas técnicas en las fases de la actividad deportiva que corresponda.

Masaje deportivo de descarga

El masaje deportivo de descarga es un tipo de masaje deportivo que se practica en deportistas que se están preparando para una competición en particular, por ejemplo, una maratón. Se suelen preparar unos días antes.

Con este masaje se incide en los músculos implicados en el ejercicio, tanto de forma superficial como profunda. Se realizan movimientos como amasamiento o presiones digitales. Así, se elimina la rigidez de los músculos, devolviendo la energía previniendo lesiones como tendinitis o fracturas.

Masaje predeportivo o de calentamiento

Este quiromasaje se realiza en momentos antes o después del calentamiento. Para ello, se realizan maniobras rápidas e intensas de forma superficial con el objetivo de activar la musculatura.

No se debe presionar en exceso, y se pueden complementar con cremas que den calor.

Masaje durante una competencia

En este caso, los quiromasajes deportivos se realizan durante la actividad física. Un ejemplo de los quiromasajes durante la competición son los que vemos en los partidos de tenis, que sirven para solucionar pequeñas lesiones.

Son quiromasajes de una intensidad media-alta, localizados en la zona a tratar y para los que es común utilizar spray de frío o un cubito de hielo.

Masaje posterior a una competencia

Una vez que la actividad física ha terminado hasta unas dos horas después, entra en juego este tipo quiromasaje deportivo. Es muy beneficioso para eliminar toxinas, enfriar los músculos de forma progresiva y facilitar la recuperación física. Algunos deportistas lo aplican como una especie de recompensa por el esfuerzo realizado.

No son rutinas muy intensas y es frecuente la aplicación de técnicas como las vibraciones o el roce.

Masaje de descarga o de entrenamiento

El masaje de descarga forma parte de la rutina habitual de entrenamiento de un deportista, en la que se lleva a cabo aproximadamente una vez a la semana y con una duración de 40 minutos. El objetivo es prevenir posibles lesiones, así como, preparar la musculatura para el entrenamiento físico. De esta forma, localizamos posibles adherencias de miofibrillas por microtraumas musculares, manteniendo la elasticidad muscular.

Técnicas de masaje deportivo

Frotación o efleuragge

La técnica de frotación se realiza mediante fricciones profundas de manera uniforme. Se suele utilizar las palmas de las manos y los dedos unidos directamente sobre la piel del paciente tratando de llegar al tejido muscular, pero sin generar sensación de dolor al paciente.

Mediante movimientos rápidos y rigurosos, se consigue una activación del flujo sanguíneo. Así como las terminaciones nerviosas.

Amasamiento digital

El objetivo de esta técnica es movilizar el tejido subcutáneo. Tiene un efecto regenerador y se aplica colocando las bases de la mano sobre la piel, y con los dedos, se realizan movimientos circulares en sentido contrario a las agujas del reloj.

También se pueden utilizar los nudillos en sustitución de las yemas de los dedos para una técnica más invasiva, conocida como amasamiento nudillar.

Digitopresión

En este caso, se coloca el dedo medio y el dedo índice haciendo presión sobre un punto doloroso concreto. Para ello, se realiza durante dos minutos aproximadamente.

Consejos para quiromasajes deportivos

El principal consejo acerca de la aplicación de quiromasajes deportivos es que acudas siempre a profesionales especializados, tanto fisioterapeutas como masajistas titulados. De lo contrario, estas manipulaciones pueden no hacer el efecto deseado, e incluso, ser perjudicial.

En Escuela Masternatura somos un centro de formación de terapias manuales especializados en la enseñanza de quiromasajes y masajes deportivos.

Cómo aliviar el dolor de espalda en el trabajo


Seguramente en mitad de la noche o después de salir a correr, has tenido que levantarte a causa de un dolor bastante intenso en algún músculo. Estás sufriendo las consecuencias de un calambre muscular. Pero, ¿te has preguntado alguna vez por qué dan calambres en las piernas y en otros músculos? ¿Qué le está pasando a tu cuerpo exactamente? Hoy en Escuela Masternatura vamos a intentar resolver estas cuestiones.

¿Qué son los calambres musculares?

Un calambre muscular es una contracción repentina e involuntaria de uno o varios músculos. Por lo general suelen ser inofensivos, pero puede darse el caso de que imposibiliten el uso del músculo afectado. Pueden ser más o menos dolorosos y tener una duración de unos segundos o varios minutos. Aunque los más comunes son los calambres en las piernas, existen otros músculos que también son frecuentes:

  • Muslos
  • Pies
  • Manos
  • Brazos
  • Abdomen
  • Caja torácica

¿Qué hacer si nos da un calambre?

Generalmente, los calambres musculares son inofensivos y no es necesario recibir un tratamiento específico. Pero sí que existen algunas recomendaciones para aliviarlo y reducir su dolor:

  • Estirar el músculo afectado y masajear suavemente
  • Aplicar calor cuando el músculo se tense, y frío cuando duela
  • Beber líquidos

¿Por qué dan calambres en las piernas?

Aunque en muchas ocasiones, sus causas suelen ser desconocidas, estas son algunas de las principales que causan los dolorosos calambres en las piernas al igual que en otros músculos:

  • Uso excesivo de un músculo
  • Deshidratación
  • Tensión muscular
  • Niveles bajos de electrolitos como potasio, calcio o magnesio
  • Embarazo
  • Compresión de los nervios
  • Someterse a diálisis
  • Mantener una misma postura por un período prolongado
  • Ciertos medicamentos
  • Temperaturas extremas

Aunque como hemos visto, los calambres musculares suelen ser inofensivos, pueden camuflar otras enfermedades no diagnosticadas como:

  • Suministro inadecuado de sangre: el estrechamiento de las arterias puede provocar un dolor similar al de los calambres en las piernas y en los pies al hacer ejercicio.
  • Comprensión de nervios: la compresión de los nervios de la espina dorsal puede producir dolores similares a los calambres en las piernas, empeorando el dolor cuanto más camines.
  • Cantidad insuficiente de minerales: una de las consecuencias más comunes en personas con insuficiencia de potasio, calcio o magnesio es sufrir calambres. También si se está tomando medicamentos diuréticos se puede ver una disminución de estos minerales.

Cómo prevenir los calambres musculares

  • Evita la deshidratación: una de las principales acciones que puedes hacer para prevenir los calambres musculares es beber abundante líquido todos los días y con frecuencia. También beber antes, durante y después de los entrenamientos para restablecer los líquidos con intervalos regulares. Los líquidos ayudan a que los músculos se contraigan y se relajen adecuadamente, ya que mantienen las células musculares hidratadas y con menor irritación.
  • Estira tus músculos antes y después de entrenar: para evitar calambres es vital realizar estiramientos antes y después de hacer deporte. En el caso de que suelas tener calambres por la noche, puedes probar antes de dormirte a estirar o realizar algún tipo de ejercicio ligero por unos minutos como la bicicleta fija.
  • Lleva un alimentación sana y equilibrada: junto a la hidratación son esenciales para el bienestar de cualquier persona. Esto unido a otros hábitos saludables como no fumar, no beber alcohol y no consumir cafeína ayudarán a reducir los calambres.
  • Descansa adecuadamente: un correcto reposo ayudará a que el cuerpo se recupere tras el esfuerzo realizado, siendo lo recomendado entre siete y nueve horas de descanso.
  • Consulta a tu fisioterapeuta: en el caso de que se den calambres con demasiada frecuencia, que nos perturban el sueño o que resultan ser muy doloroso en incómodos, puedes consultar con tu médico o fisioterapeuta para buscar conjuntamente una solución.

La osteopatía cráneo-sacral: qué es, en qué se basa y qué dolencias trata


La osteopatía cráneo-sacral contiene numerosas aplicaciones para paliar las dolencias del día a día que nuestro cuerpo puede sufrir, como dolores de cabeza, migrañas, estrés, dolores musculares, problemas de espalada, etc. Ha sido durante los últimos años cuando hemos notado una mayor demanda, tanto por parte de los pacientes, como por parte de los profesionales que desean formarse en esta técnica y terapia manual. Veamos más a fondo qué es la osteopaía cráneo-sacral, en qué se basa y qué tipo de dolencias puede tratar.

Qué es la osteopatía cráneo-sacral

La osteopatía cráneo-sacral consiste en una terapia manual que actúa sobre las articulaciones del cráneo de una forma eficaz, pero sin ser invasiva, con el fin de recuperar el equilibrio adecuado de nuestro organismo, lo que a su vez, activa el proceso de autocuración del propio cuerpo.

Su origen se remonta a 1939 en Estados Unidos y viene de la mano del doctor William Shutherland (alumno de Taylor Still), quien descubrió un movimiento intracraneal en mitad de una operación en el cráneo de un paciente. Tras varias investigaciones, comprobó que lo que provocaba esa especie de pulsaciones en los huesos del cráneo era provocado por el líquido cefalorraquídeo mediante un sistema de oleaje.

A través de la osteopatía sacrocraneal, ese movimiento se desbloquea y equilibra aliviando tensiones corporales y disfunciones viscerales mediante reflejo neuronal, a la vez que  estabiliza el organismo a niveles casi inimaginables. Es una técnica que todo terapeuta debe cursar para corregir diversos tipos de disfunciones, en base a una combinación de conocimientos anatómicos y habilidades prácticas que garanticen una práctica laboral responsable y profesional.

Es una técnica que busca mitigar los efectos negativos del sedentarismo, la mala alimentación, las posturas inadecuadas, el agotamiento físico, la falta de descanso, el estrés laboral y del hogar, etc. busca paliar estos efectos que irrumpen en el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo, el cual va desarrollando dolencias con el tiempo en músculos, órganos, huesos y sistemas nerviosos.

En qué se basa la osteopatía cráneo-sacral

La osteopatía cráneo-sacral se basa en técnicas que giran torno al mecanismo de contracción-expansión rítmica del cerebro. A este mecanismo se le denominó “movimiento respiratorio primario”, el cual permite que el líquido cefalorraquídeo circule con normalidad.

Estudia las relaciones entre el cerebro y los huesos del cráneo y las meninges, que son quienes envuelven al cerebro y la médula espinal y que desembocan en el sacro. Es en su interior por donde el líquido cefalorraquídeo circula.

En este movimiento rítmico del cerebro se dan diferentes procesos:

  1. Fluctuación del líquido cefalorraquídeo
  2. Movimiento de las meninges craneales y espinales
  3. Movimiento de contracción y expansión del encéfalo y la médula
  4. Cambio en las tensiones de los huesos del cráneo
  5. Movilidad involuntaria del sacro entre los ilíacos (zona donde se anclan las meninges)

Este recibe el nombre de movimiento respiratorio primario porque:

  • Es respiratorio al constar de dos fases como las de la respiración pulmonar: flexión/inspiración y extensión/espiración.
  • Y, es primario porque existe antes de dicha respiración, desde que somos embrión.

Dolencias que trata la osteopatía cráneo-sacral

La osteopatía cráneo-sacral es una terapia manual muy beneficiosa para restaurar el equilibrio de nuestro organismo, reactivando la circulación vascular, nerviosa y del líquido cefalorraquídeo. También para recuperar la movilidad de las membranas, meninges y huesos del cráneo, así como, normalizar el movimiento respiratorio primario.

Es una terapia muy beneficiosa para tratar diversas dolencias y muy utilizada como medicina complementaria de:

  • Dolores de espalda
  • Dolores del sacro
  • Problemas de ansiedad y estrés
  • Problemas en los órganos de los sentidos (tics en los ojos o en la fonación como sinusitis, acúfenos o tinnitus
  • Defectos en la articulación adecuada de la mandíbula
  • Afección del nervio facial intenso (neuralgias del trigémino)

Si eres un profesional y quieres conocer más a fondo en qué consiste esta técnica manual y cómo aplicarla a tus pacientes, en Escuela Masternatura ofrecemos cursos especializados en osteopatía cráneo-sacral para adquirir una formación profesional y de calidad de la mano osteópatas diplomados.